Back to top

SOLUCIONES HABITACIONALES

El Municipio B trabaja en una serie de propuestas para resolver el problema de las fincas abandonadas.

En diversas entrevistas concedidas esta semana, el Alcalde del Municipio B Carlos Varela se refirió a la problemática de las fincas abandonadas, que actualmente son más de 250 en el territorio. Muchas de ellas generan problemas de humedad y de salubridad para los vecinos, poniendo en riesgo el entramado urbano y siendo propensas a la ocupación.

Varela destacó que “resolver el tema de la vivienda para la mayor parte de los uruguayos sigue siendo una prioridad... la ciudad no se puede permitir que sigan existiendo vacíos urbanos”.

Sobre la ley

Meses atrás, Varela e integrantes del Concejo Municipal participaron de la Comisión del Senado que trataba el tema de la futura ley de inmuebles urbanos vacíos, haciendo aportes y comunicando la visión desde el territorio. Hoy el proyecto ya cuenta con media sanción a la espera de una aprobación definitiva por parte de la Cámara de Representantes.

El proyecto permitiría que el Poder Ejecutivo le solicite a la Justicia declarar “abandonadas” aquellas viviendas que tienen propietarios que no hayan cumplido con los derechos y obligaciones correspondientes. Según el Alcalde esto será un gran avance, porque es una herramienta que permite dar un marco, pero que debe aprovecharse para lograr una solución definitiva.

Sobre las alternativas

Varela sostuvo que más allá de la ley o de las políticas que está implementando la Intendencia, hay que seguir siendo audaces y generar distintas alternativas con referencia al uso real y concreto de esas viviendas.

Recordó que el Municipio B viene trabajando fuertemente con un grupo de investigación de la Facultad de Arquitectura, liderado por los arquitectos Ures y Bustillo, que está encargado del avistamiento de suelo vacante en los territorios.

En este marco, y tras conversar con actores públicos y privados, Varela adelantó que el Municipio B está trabajando en “una iniciativa que busca reconvertir esas viviendas, buscando generar soluciones habitacionales para personas de bajos recursos bajo la modalidad de Co-living”, algo que ha tenido muy buenos resultados en Europa.

Afirmó que “como gobernantes debemos ser audaces, generar nuevas propuestas, dando solución a grupos poblacionales que actualmente no tengan posibilidades de acceder a una vivienda a través de las actuales leyes del mercado, sea por costo o por condiciones”.

La idea de Co-living apuesta a generar condiciones de habitabilidad en las fincas a través de una distribución que implica espacios comunes para cocina, comedor, living, etc., y espacios privados para habitaciones. se destaca por generar sobre áreas comunes condiciones de habitabilidad de la vivienda. Apunta a jóvenes que quieran independizarse, a aquellos que encuentran su primer empleo, población migrante, personas que se separan y no tienen capacidad de ir a alquilar. El Alcalde señaló que estos hoy no tendrían más opción que ir a una pensión, que en muchos casos no tienen condiciones mínimas de habitabilidad.

Un tema con trabajo acumulado

Desde el inicio de la gestión el tema ha sido uno de los desvelos del Municipio B. Son varios los casos endémicos que se han podido resolver. En las entrevistas brindadas, Varela recordó la solución a grandes problemáticas territoriales como la del edificio de la ex mutualista Comaec (Bulevar Artigas y Maldonado), la del ex hotel Casino (Gonzalo Ramírez y Joaquín de Salteraín), la de Saedu en Ciudad Vieja (Guaraní y Piedras) o la de los edificios de 18 de Julio y Andes y de 18 de Julio y Tacuarembó.